4 de febrero de 2010

PIDO PARA UN CHANEL






Hoy he realizado este “living” en la calle madrileña de Ortega y Gasset que aborda una de las conductas de algunas mujeres en la actualidad: la adicción enfermiza a las compras.
La independencia económica de la mujer sumada a la necesidad consumista de los países desarrollados ha originado un nuevo fenómeno sociológico, tratado en muchos casos como una auténtica enfermedad y que convierte a algunas mujeres en verdaderas “yonquis” de las compras.
La ansiedad por conseguir un determinado artículo o piezas de tendencia (que adquieren términos como “must have”, “it”…) llega a ser una verdadera obsesión para aquellas que hacen de las compras el eje de sus vidas. Estar al día consultando blogs de tendencias, desfiles, revistas, formar parte de comunidades privadas de compras online, atesorar en el armario prendas que nunca llegan a estrenar o esconder las nuevas adquisiciones a los más allegados, son sólo algunos de los síntomas de esta enfermedad, que además puede llegar a afectar seriamente a la economía doméstica.
Se dice que las personas que padecen esta adicción son personas con carencias sentimentales que intentan llenar los espacios vacíos con objetos materiales, pero este placer instantáneo desaparece al poco tiempo dejando de nuevo un hueco que hay que llenar. Las “shopalcoholics” nunca están satisfechas y en muchos casos se arrepienten nada más pagar la compra.
En esta ocasión la actriz, que representa a una mujer de clase alta, elegante, bien vestida, pasa delante del escaparate de Chanel y quiere comprarse algo que ha visto pero no tiene dinero, y desesperada sufre un ataque de ansiedad y decide ponerse a pedir a los viandantes, ayudándose de un cartón en el que escribe con su barra de labios: “PIDO PARA UN CHANEL” y sollozando les suplica que se apiaden de ella y le compren el objeto deseado.
Se recogieron todo tipo de reacciones: desde mujeres que exclamaban “¡pobrecilla, lo está pasando fatal!”, otras que le aconsejaban que ahorrase, hombres que la ofrecían comida para no caer en la adicción, algunos le dieron dinero y hasta un abogado le dio su tarjeta para tramitar su “cercano” divorcio.
Como en todas mis acciones, me encantará recoger vuestras opiniones y comentarios sobre este tema: ¿conocéis a alguien adicto a las compras?, ¿creéis que es una enfermedad?, ¿se da por igual en mujeres y hombres?, ¿por qué sucede?...
Mañana colgaré el video de la acción en vivo.
Gracias, especialmente, a mi incondicional equipo de producción… (y a Chanel Madrid por su comprensión).

11 comentarios:

  1. Me ha encantado la acción! Adicto, adicto a las compras....no sé si conozco a alguien, aunque mi novia.....podría estar cerca. No creo que este tipo de "adicción" se de mas en hombres o en mujeres. Simplemente tenemos hábitos de compra distintos. Las mujeres compran mas ropa, complementos, cosmética....y los hombres mas tecnología, coches,.....aunque es cierto que la tendencia está cambiando y el genero masculino se está lanzando mucho mas a la moda y cosméticos que antiguamente. Pero evidentemente el consumo se ha disparado en la sociedad en la que vivimos. Influenciada enormemente por el marketing y la publicidad. Están constatemente creando deseos innecesarios hacia nuevos productos. Saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. Yolanda, domina el Arte de sacudir conciencias, de hacer pensar, de crear polémicas que están ahí delante de nuestros ojos y muchas-os no ven.
    Ella como una filósofa se cuestiona la vida, nuestras acciones, nuestro entorno, nuestras conductas y al decir nuestras quiero decir del ser humano en general aunque ella en su trabajo, se centra en la mujer en particular.
    No creo en absoluto que sea una payasada, denominarlo así me sugiere una mujer que no va más allá de lo que tiene delante de sus narices. Hay que ir un poco más allá o tener un poco más de inteligencia o de curiosidad por el mundo que nos rodea y como y de que forma estamos en él las mujeres. Por supuesto esto no es generalizable a todas las mujeres del mundo ¡en qué cabeza cabe! pero es una representación extrema de muchas mujeres que por desgracia para ellas están metidas en esa dinámica.
    Yolanda es valiente, es como un " pequeño elemento subversivo". Ojalá siga así yo soy fiel admiradora de sus "sacudidas sociales y de sus sacudidas a muchas conciencias "
    Bravo por Yolanda!!!!!!

    ResponderEliminar
  3. Gracias por todos los comentarios.

    La obra expone una conducta determinada que afecta a algunas mujeres, no trata de representar a todas en general. Alguien puede hacer un reportaje sobre la anorexia y no significa que todas seamos anoréxicas, y considero interesante hablar de ello porque forma parte de la realidad de algunas personas.

    Por supuesto tanto hombres como mujeres nos afecta el afán consumista, en este caso es una actriz la que lo representa, eso no excluye al sexo masculino pero nunca se puede hablar de todo y de todos a la vez. Para eso queda el tema abierto a vuestros comentarios, para que se vaya completando con más datos (siempre desde el respeto).

    Sobre el formato que utilizo, es una manera como cualquier otra de llegar a la gente, que mas da que sea mediante un cuadro, una foto o una instalación? Lo importante es que transmita
    y que llegue.

    El enfoque que se de en los distintos medios ya es algo que se me escapa y no puedo controlar, yo publico mi propio texto en el blog y dejo libertad para opinar. Al fin y al cabo ese es el objetivo, reflexionar un poco!

    Gracias de nuevo por todas vuestras participaciones.

    ResponderEliminar
  4. Me parece muy bonito eso de "sacudir conciencias" y tal... Pero creo que esta "performance" o como se llame, lo único que está consiguiendo es ridiculizar a las mujeres en general, y que se produzcan comentarios, risitas y salidas de tono machistas que a mi, sinceramente, me hacen poca gracia.

    Bastantes estereotipos pesan ya sobre nosotras como para que encima montes el numerito en plena calle. Y más "con la que está cayendo" por culpa de la crisis; mucha gente pasa auténticas calamidades para llegar a fin de mes como para mofarse de su situación "pidiendo para un Chanel". No sé, es mi opinión.

    ResponderEliminar
  5. A mí también me parece una buena forma de sacudir conciencias. Soy mujer y no me parece en absoluto machista. Y si alguna se ha sentido ofendida, quizá es que se ha reconocido en la actriz...

    ResponderEliminar
  6. Me ha encantado Yolanda! Gracias!!

    ResponderEliminar
  7. Yolanda, me parece genial tu acción! por supuesto que no todos y todas estamos en el mismo saco pero es una tendencia que incrementa cada vez más en nuestra sociedad consumista... justo ayer descubrí a esta fotógrafa, Lauren Greenfield, que ha hecho un documental sobre la relación que los niños y niñas tienen con el dinero en los EUA... interesante y triste a la vez... gracias por mostrar tu punto de vista con estas acciones!

    http://www.laurengreenfield.com/index.php?p=CCLHWY93

    maria

    ResponderEliminar
  8. Gracias María por esta aportación tan interesante, lo he visto y la verdad es que se te ponen los pelos de punta verdad?, esta sociedad del "bienestar" tiene sus cosas positivas pero hay que reconocer que las negativas a veces son tremendas... gracias y os invito a todos a ver en enlace. un abrazo

    ResponderEliminar
  9. me ha encantado tu acción! planteas una reflexión muy interesante! gracias!

    ResponderEliminar
  10. pero como se llama la actriz ?

    ResponderEliminar